Friday, 23 November 2012

SEÑALES DEL FIN DEL MUNDO


Al fin se va a acabar el mundo. Al menos yo voy a pasar el 21 de Diciembre en Yopal, Casanare. A lo mejor suceda algo raro por allá.

Desde mi perspectiva profética “chiviada”, he visto como a pasos agigantados la humanidad llega al fin de sus días. Sin embargo, les aseguro, yo seré el “*Robert Neville” colombiano.

En estos días, mi curiosidad apocalíptica, me ha llevado a recolectar mis propios datos sobre el fin del mundo. Las señales son claras. Esta vaina se “putió”. Vamos “de culo pal estanco”. Así que, querido lector desprevenido, estas son las señales que he recolectado a lo largo de este tiempo. No crea que estoy mamando gallo. Es en serio.

  • Colombia gana ocho medallas en unos juegos olímpicos. A los pocos meses la gente olvida quienes fueron los deportistas victoriosos.
  • Colombia pierde un poco de espacio marítimo con Nicaragua. En los cayos que le pertenecen al país se filma la versión colombiana de “Naufrago”: esta vez Wilson es el protagonista. Su mejor amigo será un balón Golty.
  • Millonarios pierde ocho a cero contra Real Madrid y sus hinchas sienten orgullo por ser subcampeones de la copa Santiago Bernabeú.
  • Chavez vuelve a ganar la presidencia de Venezuela y empieza a vestirse como Simón Bolívar.
  • Un Transmilenio se parte en dos y es la nueva excusa para llegar tarde a cualquier lado.
  • Aparece un portal llamado 747 Oficial que al parecer no tiene futuro alguno. Me llaman a trabajar en ese proyecto
  • Preñan a mi gata y el culpable huye por los tejados.
  • Santa Fe vuelve a quedar campeón y ese día me roban el celular después de que la ladrona me sedujo con un escote
  • Me duele la cabeza mientras escribo esto.
  • Pierdo 7 seguidores en Twitter.
  • Se me aparece una virgen y le creo.
  • Me encuentro una moneda de 50 pesos de las nuevas en una discoteca oscura.
  • Aprendo a bailar salsa en la discoteca donde me encontré la moneda de 50 pesos.
  • Mi grabación en “Comediantes de la Noche” la pasan un lunes festivo a las 4:00 p.m. y la señal se bloquea mientras yo estoy al aire.
  • Aprendo a hacer candil y por primera vez pago una cuenta cara en un restaurante prestigioso.
  • Viajo a Girardot y no sudo durante mi estadía.
  • Durante el simulacro de terremoto una chica me mueve el piso. 
  • Aparece el nuevo Sistema Integrado de Transporte pero nadie sabe usar esa vaina
  •  Uno de los jinetes del apocalipsis conduce una zorra por las calles de Bogotá. Petro prohíbe su recorrido.
  • El amor golpea a mi puerta, abro y son los Testigos de Jehová diciendo que el mundo se va a acabar.
  • Se muere Michael Jackson y su fantasma se aparece en Malambo, Colombia.
  • Compro una película original de Jean Claude Van Damme y Chuck Norris vuelve al cine.
  • El huracán Sandy le levanta la falda a la Estatua de la Libertad
  • Me enamoro de Wendy Sulca y la defiendo a capa y espada.
  • Aparecen unos nuevos reggaetoneros: Yandar y Yostin
  • Wolfine me atraca en la Caracas con 19. 
  • Arnold Schwarzenegger vuelve a hacer Terminator. Un modelo T-100 corrugado. 
  • Voy a cine a ver Amanecer 2, y me gusta. 
  • Bailo Gangnam Style en una discoteca mientras la gente hace el ruedo. Alguien me toma una foto. 


Podría escribir más señales. Pero otra señal del fin de los tiempos es que en este instante me de pereza seguir escribiendo más señales.
Feliz fin de mundo, bien paridos.

* Robert Neville, protagonista de “I am legend”, libro escrito por Richard Matheson. Está bien, era Will Smith en la película que lleva el mismo nombre. 

Thursday, 19 July 2012

LA ÚLTIMA VEZ QUE FUI AL ESTADIO EL CAMPIN



¿En serio es hincha de Santa Fe? ¿No le da pena? Palabras de la gente cuando se toca este tema en algún lado
"Los hinchas de Santa Fe toman sopa con banano" Primo Rojas
“A mi no me gusta el fútbol colombiano” Palabras de la mayoría de gente
“Volveremos volveremos…volveremos otra vez…  volveremos a ser campeones… como la primera vez”… Cántico de hinchas de Santa Fe.

Debo admitirlo. Soy un mal hincha. Mi familia me hizo un lavado de cerebro por intereses casi personales, para volverme hincha del rojo bogotano. Y algo pasa. Es inexplicable como el gusto por un equipo no puede cambiar. Sigue ahí, a pesar de la vergüenza que era para mí ser hincha de un equipo de paquetes… como lo llamaban en los noventa.

Fui un hincha lejano. Pero debo admitirlo. Me alegraba en silencio cuando ganaban un partido. O una copa. O alguna chimbada de esas que se inventan los directivos del fútbol colombiano para captar dinero. Y así pasaron los años.

Fueron mis tíos paternos que con argucias me convencieron de seguir a su equipo. Mi papá no logró su cometido, él es hincha de Millonarios. De niño me llevaban al “Coloso de la 57” a ver al equipo. En aquella época era un plan familiar. Las barras gritaban: “dale rojo… dale rojo” sin acentos argentinos. Muy colombiano todo. La gente tomaba tinto mientras veía el partido. Las pocas veces que fui siempre vi ganar al equipo.

Pasaron casi 17 años desde la última vez que fui. Le había perdido la pista a Santa Fe y lo miraba de lejos. Así como muchos hinchas clandestinos que andaban dispersos por ahí. Unos admirando a los grandes equipos europeos. Otros a los que el fútbol les empezó a resbalar. Pero la cita para volver al Campin llegó por pura casualidad. Una boleta llegó a mis manos de la manera más fácil: “Alguien la compró, no pudo ir y no quiere perder ese cupito. ¿Quiere ir?”

Domingo 15 de Julio de 2012. El ambiente ha cambiado. Los que hacen barras tienen un dejo argentino fastidioso. Pero el ambiente ese domingo estaba bueno. Un buen hincha tiene camiseta del rojo. Como mal hincha no tenía camiseta del equipo, como es la costumbre ahora. Me puse una camiseta roja. Llovía. Pero a la gente no le importaba. La alegría era extraña en el ambiente, como si “la bareta” de los otros hiciera efecto en nosotros, los malos hinchas.

Mi boleta decía: Lateral Norte Alta. Y allá me hice. Más gente de mi edad estaba sentada ahí. Y atrás nuestro, las inmensas barras del equipo cardenal: “La guardia roja”. Saltaban todo el tiempo. Cantaban desde mucho antes que el equipo saliera a la cancha. Llegó el momento y los leones rojos (así les decía el comentador) salieron a la cancha. El estadio estalló en alegría total. De todos lados volaban papeles largos y humo rojo de unas bengalas se unieron a la euforia futbolística.

La verdad, el ambiente es muy divertido. No sé como el estadio se convierte en una religión rara, donde Dios y los “madrazos” conviven en una armonía misteriosa. Voy a recrear con letras la voz de un furibundo hincha. Disculpen los excesos:

-         ¡Uy pero esta gonorrea que pita! ¡Qué pita jueputa! ¡Arbitro remalparido! ¡Uy Dios santo ayúdanos por favor! ¡Poooooo rom pon pon pooooo rom pon pon el que no salte no es del León!

En el segundo tiempo, luego de un pase exacto de Omar Perez (Ese día aprendí el nombre de este gran jugador) Copete supo meter el copete. Y fue gol. No sé cómo todos celebramos. Todos. Inclusive los inclusives. En las sillas de atrás había una pareja de viejos. Un señor cuya cabeza llena de canas parecía haber esperado ese gol por muchos años. Su esposa al lado. Los vi besándose como adolescentes en el momento del gol. Es inevitable no celebrar un gol así: “¡GOOOOOOOL HIJUEPUTAAAAA GRACIAS DIOS MIO!” No sé que piense Dios de esto.

El resto fue esperar. El resto del partido era mirar el reloj que iba en minuto 89. La gente rogaba El hincha furibundo que gritaba sandeces sólo rezaba. Esta vez sin groserías. Minuto 90. Algo pasó en la cancha y todo el equipo que estaba en la banca salió corriendo desaforado a la mitad. Se había acabado la sequía… decían. Y el comentarista del Campin sólo gritaba: Santa Fe campeón. Miré y nunca había visto llorar a tantos hombres y mujeres al mismo tiempo. Me sentí cómo dije al principio, en una iglesia, cuya religión tiene que ver con los cantos, los madrazos y el balón.

Ya no escribo más. Esa fue mi última vez en el Campin. De resto no me acuerdo. Las fotos quedaron en el celular, que de una manera predecible, perdí dentro de la celebración. Ya pude ver al equipo campeón. Ahora entiendo a mis tíos. Ahora entiendo a la hinchada. Ahora entiendo un poco más la pasión del fútbol. Quien lo vive, es quien lo goza.

Wednesday, 6 June 2012

DE LOS PUEBLOS ZARRAPASTROSOS.


Zarrapastroso, sa.
1. adj. coloq. Desaseado, andrajoso, desaliñado y roto. U. t. c. s.
2. adj. Dicho de una persona: despreciable. U. m. c. s. f.

En declaraciones la semana pasada, o ante pasada, no me interesa, el señor de la moda, el adonis del buen gusto, el modelo que nunca pudo contratar Versace, el ejemplo de cómo vestir, de cómo peinarse, de cómo hablar, de cómo expresarse. El metrosexual más envidiado por la comunidad de modelos colombianos, el señor Angelino Garzón dijo: “A mí me pagan viáticos cuando pernocto y en lo posible no lo hago. Los viajes son en primera clase porque esta es una disposición gubernamental que no es exclusiva para mí. ¿Cómo pretenden que dignidades de un Estado —como un presidente, un vicepresidente o un magistrado— viajen como unos zarrapastrosos? Si me toca viajar en clase económica, no hay ningún problema”.

Analicemos como se debe expresar una persona de bien, lectores zarrapastrosos. Un hombre de bien, un letrado, una persona honorable no dice: “tengo que dormir”. “Anoche dormí bien”. Es más. Si usted es de los que dice, “me quiero echar un motoso” está por debajo del nivel de un zarrapastroso. Una persona de bien dice: Pernoctar. Así que de hoy en adelante, pueblo zarrapastroso que me lee, diga: “- Amor, ¿Cómo pernoctaste? – Bien mi vida. Tú sabes que yo pernocto bien cuando estoy contigo.” Así se debe hablar. ¿Leyeron bien zarrapastrosos queridos?

Por otro lado, nunca he viajado en primera clase. El viaje más largo que hice fue en segunda clase hasta Inglaterra. Segunda clase de Iberia. Sillas apretadas y doce horas de vuelo hasta Madrid. Hoy entiendo porque los auxiliares de vuelo me atendieron como me atendieron. “¿Más té señor? ¿Más café señor?” Así se atiende a los zarrapastrosos. ¿Cómo será en primera clase? “¿Más masaje señor? ¿Cuál azafata quiere señor?”. Claro. Ahora entiendo. Ninguno quiere viajar en clase zarrapastrosa.

Pero yo soy viajero de flota. Con susto compro pasajes para viajar en Rápido Tolima. Y ahora que lo pienso, soy el mejor de los zarrapastrosos cuando el bus hace parada en la Vaca que Ríe y compro un jugo de mora en agua. ¿Qué podremos decir los usuarios de Transmilenio? Zarrapastromovil debería llamarse eso. No sería justo para nuestros dignatarios que viajaran en un transporte como estos. La sociedad debe dividirse en dos. Pero la mayoría quedaría a este lado, al lado zarrapastroso.

¡Esperen lectores zarrapastrosos!. Angelino pidió disculpas porque se malinterpretó el uso de la palabra. El hombre del buen gusto dijo: “Ofrezco excusas de manera pública si se malinterpretó la utilización de la palabra zarrapastroso porque soy orgulloso de mi origen humilde”. Todos lo malinterpretamos. Desde mi mamá cuando me decía: “Métase esa camisa dentro del pantalón que se ve todo zarrapastroso”. Hasta nuestro honorable y elegante vicepresidente. De verdad, nadie sabe qué significa eso. ¡Qué la magia del perdón sea instantánea!

Conclusión. No importa tu origen humilde. Viajar en primera clase cuando te lo paga el Estado con nuestros impuestos te da estatus, y entonces ves la realidad. El poder lo da el pueblo zarrapastroso con sus votos de confianza.

“Si le das más poder al poder, más duro te van a venir a joder” Gimme tha power, Molotov

Thursday, 24 May 2012

SI YO FUERA EL ALCALDE…


 (Dedicado a la gente que se toma todo a pecho y a Sofía Vergara que se tomó su vida muy a pecho)

 "Nearly all men can stand adversity, but if you want to test a man's character, give him power." Abraham Lincoln 

Esa idea llegó a mi cabeza de un momento a otro. Estaba viendo las noticias y con tristeza me daba cuenta cómo funciona la justicia en mi país. Somos muy laxos. Somos unas madres. Este país es una mamá alcahueta que les da teta a sus hijos aun cuando son quinceañeros. Entonces me puse a meditar, luego de  tanta noticia tan triste y lo lento que es nuestra justicia, que parece que no sólo es coja, sino que es de una indiferencia total. 

Entonces, pensé. Lancémonos de candidato. Démosle a la gente lo que quiere, y lo que se merece. Empecemos por “The Ugly City”. Es el mejor trampolín para llegar a la presidencia. Y este sería mi plan de gobierno.

En mi gobierno la justicia tendrá un lema: Justicia por sus manos. Cada quien haga lo que le dé la gana con el que le hizo daño. Dele rienda suelta a su imaginación. Si es muy débil para ajusticiar, nosotros le proporcionaremos un fiscal autista que seguramente hará las delicias de su bienestar. 

En mi gobierno no habrá mendicidad. Los mendigos serán capturados, bañados y los obligaremos a ser metrosexuales. De tal manera el atractivo de la ciudad será el centro y el desfile de mendigos pintas que harán las delicias de las extranjeras arrechas que vienen buscando polvo latino. 

Acabaré la pobreza totalmente obligando a cada persona, si se puede con multas que van desde dinero hasta torturas medievales, a leer y superarse por sí mismos. ¡Ay de aquel que vea que no lee y se la pasa durmiendo en los buses! ¡Ay de aquel! 

No les pondré metro, para qué. Y no terminaré con los trancones pero si los amenizaré. En los trancones frecuentes de las principales calles de la ciudad habrá chicas semidesnudas que lavaran su auto mientras este está trancado. Llegar a casa a tiempo no será necesario. 

En mi gobierno obligaré a los ladrones, atracadores, apartamenteros, pillos y corruptos a tapar los huecos de la ciudad. El trabajo será verificado por los ciudadanos que determinarán si el hueco quedó bien tapado, de lo contrario los anteriores hampones deberán barrer las calles de la ciudad con la lengua y les haré tatuar en la frente algo que diga: Yo robaba, no confíe en mí. 

Instauraré el tribunal de la santa y conchuda inquisición, para juzgar los casos de violadores de niños. Los verdugos serán cinco chocoanos con síndrome de satiriasis* que sean los encargados que la maña se les quite de una vez por toda y los dejen en sillas de ruedas para siempre. 

Obligaré a la gente a asistir a shows de Stand Up Comedy, de música y de teatro. Se acabarán las cortesías y tienen que pagar la boleta completa. 

Bueno, con eso tengo mientras tanto. ¿Cierto que no votarían por mí?

*Satiriasis: Enfermedad sexual donde el hombre no se satisface con nada.

Sunday, 15 April 2012

LA LIBERTAD DE UBLIME (o EL LUJO DE CAGARLA SI ERES FAMOSO)



14 de Abril de 2012. Cumbre de las Américas, Cartagena de Indias. La sobriedad de los presidentes ubicados en sus respectivas sillas. Bueno, algunos parecen ebrios, ya que cabecean. El que anuncia dice: Ahora el himno de Colombia a cargo de la cantante Shakira. Aparece la barranquillera con una ropa informal. Está peinada. Toma el micrófono y a capela entona el coro del himno nacional y la primera estrofa. La cantidad de depredadores o televidentes que ven ese momento, agarran sus computadores, abren Twitter y señalan el pequeño o gran error que ella ha cometido: La libertad sublime ha desaparecido en la boca de Shakira. En cambio dice: La libertad de Ublime. Y esa es la palabra controversial del día. 

De inmediato las redes sociales se llenan de críticas. Que ella no es colombiana. Que ella no es más que una aprovechada que ni se sabe el himno. Pero mientras eso pasa, su nombre se vuelve TT (Topic Trend) en mi red social favorita y observo como es un fenómeno. Aprendo en silencio. Shakira genera toda suerte de envidias. 

Lo que más nos duele a la mayoría de colombianos es que ella ha logrado el sueño de un artista. Trascender la escena. Y peor aún: cantando feo. Creo que la vieja tuvo que comer de la buena para llegar donde está y simplemente quitarle una “S” al himno nacional y seguir su bendita vida. Mientras nosotros nos conformamos con ver ese video en YouTube y escribir un chiste de mal gusto en contra de su humanidad. A la vieja le resbala. Nosotros desahogamos nuestra miseria de no poder ser tan exitosos. 

Esta mujer de 35 años, representa la frustración de muchos que a su edad aún siguen cantando en los buses. Y que si los ponen a cantar el himno nacional en una cancha de micro y dicen “la libertad de Ublime” pasarían desapercibidos. 

Me puse de puro desocupado (mentiras, de investigador cuya misión es la objetividad de un blog que no es popular) a mirar el Twitter de la susodicha. De la autora de “la libertad de Ublime”. Tiene dos conejos. Está enamorada de un futbolista cuyo padre tiene una Harley Davidson. Viaja por Japón y la reconocen en la calle. Y posa para una foto en medio del equipo de Barcelona. El resto de colombianos relegados a ser normales nos basta con mirar de lejos las bellas fotos de Japón, tener un afiche de Messi con algunos dobleces en las puntas y tener un suegro que tiene un carrito modelo 96. 

La vieja se dio garra. Creo que trascender en este país es generar envidias en los que nos quedamos. Dentro de nuestra sutil admiración existe una generosa envidia. Y la manera de transpirarla es haciendo burla de ella. Y seguiremos haciendo burla de los que triunfan. Para eso están, para que cualquier “Ublimada” de ellos sea un recuerdo intenso que nosotros seguiremos viviendo nuestras miserables vidas de anónimos desconocidos.

Admiro a esta vieja. Los artistas sabemos que el logro más alto que uno puede tener es que lo reconozcan por lo que hace. No sólo a nivel nacional, sino internacional. Que uno trascienda sus propios sustos. Y llegue alto. Que produzca odios en otros. Que le digan a uno apátrida por el simple hecho de querer vivir mejor en otra ciudad que tenga menos caos. Que le digan a uno crecido precisamente por crecer. Que le digan a uno que se olvidó de los orígenes precisamente por querer salir de ellos. 

Algún día tendremos la oportunidad de nuestra propia “Ublimada”. Yo quiero la mía. No lo niego. Quiero hacerla delante de presidentes. O porque no, presentando los premios Oscar. Y llegar a mi casa esa noche, abrir el twitter y ver como todos me critican, sonreír moviendo la cabeza como hacen los triunfadores, prender la chimenea con un control remoto y cerrar los ojos mientras acaricio con los pies descalzos la alfombra que yace en el suelo de mi mansión en Malibú.

Friday, 13 April 2012

EL MATERIAL CORRECTO ¿TIENES LO QUE NECESITAS?



(Tomado de THE COMEDY BIBLE, JUDY CARTER)
 
Algunas personas, ni importa cuán duro traten, no son cómicos. Toma cierta disposición hacer comedia. Pero ¿Cómo saber si usted tiene el material correcto?

EL FACTOR DEL ASCO
Responda las siguientes preguntas con sí o no.
¿Piensa que es más chistoso que la mayoría de pendejos que usted ve en televisión?
¿Cada vez que abre su boca, una voz interior le dice: “Debería estar escribiendo esto” incluso durante el sexo?
¿Es celoso de cada uno de los que hace una vida de la comedia?
¿Podría pensar en líneas divertidas aún en un funeral?
¿Aún cree que es el único sano en su loca familia?
¿Cuándo se pone bravo se ve chistoso?
¿Podría contar a la gente sus momentos más embarazosos e inadecuados si usted pudiera obtener una risa?
¿Nota las rarezas de la vida que la otra gente pasa por alto?
¿Estudia los diminutos detalles de la vida, como una pelusa?
¿Se imagina un futuro lleno de lo improbable? Tal como: ¿Qué pasaría si los hombres quedan embarazados? ¿Qué pasaría si usted nace viejo y crece joven?
¿Cree que se ve chistoso aún desnudo?
¿Le contesta al televisor?
¿Creció en una familia donde pocas cosas fueron realmente discutidas y la comunicación era mínima?
¿Imita a su familia a sus espaldas?
¿Tiene opinión para todo?
¿Ha sido acusado de exagerar?

ERES TAN CHISTOSO COMO PIENSAS

Garry Shandling, un comediante famoso, podría responder todas las 20 preguntas con un “Sí”. Teri Aranguen, mi contador, respondió sólo cuatro “Sí”. Si respondió más como Garry y menos como Teri, entonces ríndase a la hoja de cálculo: Usted tiene una disposición de comediante. Podría estar trabajando como contador pero está pensando como comediante. No es como usted comúnmente vive lo que lo hace comediante sino es como usted piensa, cómo ve el mundo, su actitud sobre lo absurdo que lo rodea y por supuesto, como puede hacer reír a la gente. Si imita a sus familiares a sus espaldas, no está siendo grosero; está haciendo lo que llamamos representación (act-out). Si es chistoso cuando se pone bravo, ya sabe cómo entregar (delivery) con actitud. Si tiene una opinión sobre el servicio del restaurante, la nueva temporada de televisión, las tasas de interés, no piense que es un sabelotodo, usted dio con el tema (hit on a topic). Y si es insanamente celoso del éxito de otros comediantes, esto sólo podría ser una saludable expresión de su deseo de éxito. Pero si quiere observar otros comediantes en clubes, seguirlos a la casa y mirarlos con binoculares, usted no es un comediante de observación, usted es un acosador. Consiga ayuda. 

Nosotros, los comediantes no somos normales. En mis talleres, los normales no son los cómicos. Pensamos diferente. Por ejemplo: ¿Tuvo un día duro en el trabajo? La gente normal piensa: “¡Qué mal día!”. Los comediantes piensan: “¡Qué mal día… y que buen material! 

Solía trabajar en la oficina. Los compañeros son muy alzados con la nueva. “¿Caroline, eres la nueva? Tienes el almuerzo a las 9:30”. Trabajaba como recepcionista, pero no podía aguantar eso. Mantenía contestando el teléfono diciendo: “¿Aló? ¿Me puede ayudar?” Es humillante ir a entrevistas de trabajo, especialmente cuando te preguntan: “¿Cuál fue la razón para dejar el puesto anterior?” “Bien… me di cuenta que después que me contrataron, había resto de tensión en la oficina, usted sabe, es difícil sentarse en las piernas de la chica nueva…” – Caroline Rhea

La gente normal expresa su sentido del humor memorizando chistes; los comediantes transforman sus experiencias de vida en remates (punch lines) y escriben sus propias líneas (jokes).
Nosotros los comediantes, somos una clase rara. Nos gustan las risas, aun a nuestra costa. Nosotros los comediantes fuimos el cavernícola que probablemente resbaló en la cascara de banano solo porque sabía que eso podría hacer reír. Pensamos en las cosas pequeñas, como una pelusa o un hotel de baño.

Me gusta el pequeño jabón de hotel. Pretendo que es jabón normal y que mis músculos son grandes. – Jerry Seinfeld

Mucha gente esconde sus defectos; los comediantes los mostramos al mundo. De hecho, entre más gente sepa cuán gordos, calvos, inseguros somos, mejor nos sentimos siempre y cuando los hagamos reír. 

Tengo baja autoestima. Cuando estábamos en la cama juntos yo podría fantasear que yo era alguien diferente. – Richard Lewis

Amamos poner al descubierto la estupidez.

Por favor, si alguna vez ve que la policía me golpea, deje su cámara a un lado y ayúdeme… -Bobcat Goldthwait

Generalmente crecimos en una familia donde pocas cosas fueron realmente discutidas y la comunicación era mínima; pero recordamos cada humillante cosa que pasó. 

No me siento bien conmigo mismo. Recientemente terminé con esta chica. ¿Por qué? Sentía que no estaba dentro de mí. Yo decía: Te amo, te adoro, te idolatro. Y ella decía: ¿No será un golpe en la cabeza? – Richard Lewis

Mantenemos un registro mental de la rareza de nuestra familia porque sabíamos que aun a una temprana edad ellos serían la fuente de nuestro material. 

Mis papás se trabaron mi vida entera. Solíamos ir a viajes familiares juntos sin siquiera salir de casa. No tengo memoria infantil. Tengo flashbacks. Creo que por eso odio viajar, porque nunca fuimos a ningún lado. Mentiras, si fuimos… a rehabilitación. Eso fue divertido. – Vanessa Hollinshead

Usualmente pensamos que somos los únicos sanos en nuestra familia, pero usualmente estamos profundamente errados. No somos normales. Somos comediantes. 

Mucha gente tiene ideas falsas sobre como realmente los comediantes son. Los comediantes no son necesariamente divertidos, felices, extrovertidos, payasos que consiguen sonrisas. Tengo una amiga quien tuvo la inapropiada idea que podría tener una cena divertida invitando un puñado de comediantes. Ella anticipó una noche repleta de risas por minuto. ¡Error! Fue una noche tipo Nietzche: su modo de cocinar fue analizado, dos personas se sentían muy deprimidas de hablar, y tres muy gordas para comer. En un punto, cuando la conversación se convirtió en maneras creativas para cometer suicidio, los huéspedes decidieron que era buen momento para ir a cine y les pidieron que cuando terminaran dejaran con llave. 

Ser comediante o escritor de comedia no es para gente normal. Es una manera de mirar no sólo su vida sino sus sueños. Si usted es comediante, probablemente sueñe divertido. Es una disciplina poner atención a las ideas que vienen todo el tiempo, aún durante el sexo. “¡Espera un momentico, mamacita, voy a escribir esta idea!”. Es vivir en la zona chistosa veinticuatro horas al día, mirando la vida, teniendo opiniones, grabándolas y dándoles cuerpo a una pieza final. Eso es la disciplina. 

(TRADUCCIÓN AUTORIZADA POR JUDY CARTER, VIA TWITTER. HECHA POR PAULO HERNÁNDEZ)  








Friday, 16 March 2012

EL DIA QUE SE ACABARON LAS IDEAS



Idea: del griego ἰδέα, de eidós, ‘yo ví’

“El escritor queda horas divagando en frente del teclado. Juega constantemente con una palabra que ya existía, pero según él, es un producto de su casualidad inmediata: QWERT.

Tenía una idea, pero el cuadernito donde anota todo se le quedó ese día sobre la mesita de noche. Y al ser intransigente con el desuso de la tecnología pequeña, no tuvo donde escribirla. Era una idea genial. Era algo que iba a cambiar el curso de la comedia, del humor picaresco. De la crítica que hace reír y reaccionar.

Se le ocurrió mientras leía un viejo artículo de Hunter Thompson: Hell's Angels: The Strange and Terrible Saga of the Outlaw Motorcycle Gangs (1966). Gran periodista. Su estilo era el “Gonzo”. Inmiscuirse tanto en la noticia, que hasta escribía con sangre. Justo en el momento cuando terminó de leer, su cabeza volaba de la cantidad de ideas que tenía. Sin embargo, no había un pedazo de papel y un bolígrafo para anotar la genialidad que se le había ocurrido.

Se montó en un taxi. Pero la charla del conductor fue más interesante que la idea que estaba por escribir. El taxista le alcanzó a contar tres historias de las que se vive en el asiento trasero de su auto: Una escena de amor entre un cura y una monja; los llevó a un motel. Un escape de una mujer que acababa de castrar a su marido y aún tenía en sus manos las tijeras ensangrentadas; el tipo lo merecía.  Un hombre llorando porque lo había dejado el amor de su vida, su tía. Las historias de un taxi siempre son entretenidas. Y mucho más cuando el escritor fue quien se atrevió a preguntar. La idea aún la tenía fresca y se arriesgó a llegar a su casa para anotarla en algún lado.

Se bajó en un restaurante. Pidió su sopa preferida: La sopa de letras. Y mientras jugaba escribiendo palabras con la cuchara, aún la idea le rondaba. Pensaba que esta idea era tan importante que cualquiera que la supiera podría hacer cualquier cosa con ella. Pidió jugo de zanahoria. Y justo en ese momento pasó frente a él el mejor trasero que jamás había visto en una mujer. Unas nalgas perfectas y redondas cruzaron por su punto de fuga. Se perdió en esas montañas “gluteicas”. Quedó por un instante con la cuchara vacía al aire. Una gota de sopa cayó de la cuchara al plato y le salpicó la corbata. Eso lo hizo despertar. Ese culo se le robo la idea.

El escritor está frente al computador. Escribe una y otra vez QWERT. A veces escribe MNBVC. Busca la “@” y en sus intentos fallidos escribe “ª” o escribe “↨”. Una y otra vez se dice a sí mismo: “Yo tenía una idea… la tenía en mi mente y la perdí”. Abre la cortina y en el apartamento del frente hay alguien que tiene la misma cara de angustia. El del frente juega con una pelotica de letras y parece que también perdió la idea.”

Soy otro escritor que perdió otra idea. Escribí lo anterior porque también tuve una idea buenísima, revolucionaria, pero no alcancé a escribirla. Se me perdió en el esquivo mundo de las ideas. Este pequeño escrito es para resarcir la culpa de no haber tenido a tiempo un bolígrafo y un papel para escribir una idea genial que llegó a mí mientras viajaba en una buseta vieja.

Thursday, 8 March 2012

FELIZ DÍA DE LA MUJER, MUJER



“Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada” Tomado de la Biblia. ¿De dónde salió este ser?

“Todos los días deberían ser ocho de Marzo… Pero pailas…” Anónimo.

La primera vez que tuve conciencia de que una mujer, era mujer y merecía ser admirada, fue leyendo una enciclopedia llamada: El mundo de los niños, tomo 14 “Como soy yo”. En el lomo del libro aparece un esqueleto abrazando a un niño. Este libro tenía imágenes muy bonitas sobre la diferencia del niño y de la niña. Y allí entendí por qué de niño me llamaba la atención tanto mi compañerita de pupitre llamada Catalina.

Sólo en la primaria estuve rodeado de niñas. Pero en mi timidez descubría algo importante. A pesar que siempre estuvieran despelucadas y con la falda arrugada, tenían un olor diferente. Los niños olíamos a pasto. Ellas olían a forro de cuaderno nuevo. Y hacían lo que querían con nosotros los niños, como obligarnos a jugar soldadito libertador.

Para mi infortunio en bachillerato estudié sólo con hombres. Bueno, no faltaban los que querían ser las mujeres del curso, pero nunca un marica podrá reemplazar una mujer. Así que tuve la inquietud de fijarme en las únicas mujeres que estaban con nosotros en el salón de clase: Titina, la profesora de Geografía quien llevaba 50 años trabajando en el colegio. La Hitler, la profesora de religión quien tenía una voz suave pero una extraña joroba que salía de su bata blanca y la de inglés, que nos encantaba que cruzara la pierna porque era lo más excitante del momento. Pare de contar.

La falta de mujeres me hizo fijarme en bellezas raras. Como por ejemplo, la vecina que tenía las tetas más grandes de Colombia. O como la hija de vecina con la cual jugábamos a “la tiendita”. Pero siempre de las mujeres me ha impactado algo: El tono de su voz y el olor indiscutible. La suavidad de sus manos y lo jodidas que son.

Debo confesar que me empezó a gustar el rock gracias a una banda liderada por una mujer: Four Non Blondes. Linda Perry cantaba con el alma “What´s up?”. Y eso me impactó. Me di cuenta que la potencia de una mujer no tiene límites. En el rock tienen mucho poder. De ese modo admiré a The Cranberries liderada por  Dolores O'Riordan. A Sheryl Crow. A Alanis Morrisette. Que voz la de esas mujeres. Y podría nombrar muchas más.

Se dice que hay mujeres feas. Y vea que no las hay. En mi universidad conocí una chica que era de mal aspecto: Pelo graso, comida entre los dientes y voz de pajarito agripado. Todos decían *Zulma es muy fea. Pero un día, porque la obligaron a arreglarse, llegó a la universidad vestida de sastre. Su cabello lo había mandado alisar. Sus dientes no mostraban rastro de desayuno alguno. Y rematando, olía a un perfume cuyo nombre no me acuerdo. La fea era hermosa. La fealdad en una mujer es proporcional al baño, a lo vanidosa que sea y a cuanto se quiera.

Las mujeres que han pasado por mi vida son pocas. Las que marcan verdaderamente la razón de un hombre. Las que lo enamoran y lo hacen hacer locuras. Hoy no están por ahí, pero están en los escritos. Se pasan de hermosas. Pero llega el momento en que un hombre sólo tiene la oportunidad de tenerlas en forma de letras (maldita sea, siempre que pienso en ellas me pongo en este tono que ya no me gusta, ¿Si ven el efecto de las mujeres en mí?)

La esencia de una mujer es difícil de captar. Debo confesar que soy adicto a las mujeres. Pero sobre todo a las mujeres que tienen talento y carácter. Las que no se dejan. Las que son valientes y son capaces de salir adelante sin ayuda. Las que detienen las miradas en la calle no por lo voluptuosas sino porque son mujeres. Las que saben lo que tienen. Las que son el complemento del hombre.
Un hombre no se realiza totalmente hasta conocer a la mujer de sus sueños. Por eso, muchos vivimos dormidos, esperando que ella, con un beso único, nos despierte para verla en todo su esplendor.

(Sigo durmiendo…)

Feliz día de las mujeres. No les regalaré rosas porque se marchitan. Más bien les regalo mi admiración que no se acaba nunca. 

*Zulma: No se me ocurrió otro nombre para ocultar el que era... (¿Se llamaba Zulma?)

Saturday, 25 February 2012

LA SEGUNDA COLOMBIANA QUE SE GANARÍA EL PREMIO OSCAR

Academy Award for Best Performance by an Actress in a Leading Role

Información desde el Teatro Kodak, en los premios Oscar en su centésima tercera edición. Hoy viendo como las estrellas caminan por la alfombra roja y saludan como siempre lo han hecho a los miles de anónimos que asoman sus caras a través de las vallas de seguridad mientras envidian a los actores en su mente sencilla. ¿Qué tiene él que no tenga yo?

Y ahora, como es costumbre, se ve en la alfombra roja caminar la estrella colombiana nominada al Oscar como mejor actriz principal por la película: Cien años de Soledad Zombie escrita por el célebre escritor Steve Hockensmith. Nuestra actriz, Magda Murcía, egresada de la escuela de Kristina Lilley, becada por el montaje de la obra de teatro “los caballeros las prefieren con plata y viejas”, luce un sencillo liquiliqui quizás evocando la suerte que tenía Gabriel García Márquez, que no se ganó un Oscar, pero si un Nobel.

Los periodistas colombianos están que no pueden de la dicha. Hablan maravillas de ella y de los logros que ha obtenido y como raro: en todas los canales le cerraron las puertas pues no la consideraban lo suficiente talentosa para hacer las delicias de los colombianos acostumbrados al dramatismo barato. La noticia del día es ella, Magda Murcia. Ocupa la primera página de los diarios colombianos los cuales cuentan cómo ha sido su carrera hasta ahora: llena de tropezones.

Los chismes sobre Magda Murcia no se hacen esperar. Se sabe que participó en dos producciones porno antes de lograr un pequeño papel de cadáver en CSI Las Vegas. Su actuación de cadáver inspiró tanto al productor Jerry Bruckheimer que de inmediato contacto a varios agentes para que se hicieran cargo de nuestra querida actriz. Desde ese momento, empezó a tener cortas apariciones, haciendo lo que mejor hacía: de cadáver.

De esta manera, el director británico Danny Boyle supo de la existencia de esta actriz, que quiso tenerla en una secuela de su película “28 days after”, que en esta ocasión se llamaba “28 days before” y contaba la historia de los sucesos antes de la invasión de los zombies rabiosos. Magda hizo su papel de cadáver al inicio de la película. De nuevo, fue inevitable que en Hollywood se hablara del “Cadaver exquisito”.

Cuando al director Peter Jackson se le ocurrió la inverosímil idea de hacer su versión de “Cien Años de Soledad Zombie” no dudo un instante en recurrir a nuestra joya colombiana. Ya para estos días Magda Murcia estaba en una temporada en Broadway con la obra de “one person show” titulada: Peladita de barrio, en la cual hacia una burla directa a su coterráneo John Leguizamo atacando directamente la falta de profesionalismo de algunos actores colombianos que triunfan en el exterior.

Magda no tuvo que hacer audición para el personaje que tenía que hacer en la película: Remedios La Bella, la cual era una cazadora de zombies hasta que recibe un mordisco de parte de Aureliano Buendía, que ya se había convertido en un no-viviente. El dramatismo que generó esta escena y toda la descomposición del cuerpo de Remedios la Bella interpretado magistralmente por nuestra actriz, paralizó y cambió por completo la manera de hacer cine de horror en Hollywood. Es por eso que esperamos con ansía que Murcia logre ese premio para el pueblo colombiano.

Es hora de premiar a las actrices. Los que tienen que dar este premio son los actores Seth Rogen y Natalie Portman. Dicen: Las nominadas son:

- Demi Moore por Ghost, the return of Sam Wheat
- Alyssa Milano por Matrix Beginning
- Sandra Bullock por Whore diaries
- Magda Murcia por One Hundred Year of Solitude Zombie
- Kate Winslet por Thundercats

Y el premio es para…

¡Sandra Bullock por Whore Diaries!

La cara de frustración de Magda Murcia no se hace esperar.
¿Qué creyeron? Los premios Oscars, como en todo lado es una gran rosca. El día que gane un compatriota, en serio, en serio, salgo a la calle a echar maizena.

Thursday, 9 February 2012

DE TROLLS Y OTRAS BESTIAS...



“estamos para fastidiar a todos los que crean tener la razón. Somos los trolls.”

Troll: Un trol (del nórdico troll) es un temible miembro de una mítica raza antropomorfa del folclore escandinavo. Su papel en los mitos cambia desde gigantes diabólicos —similares a los ogros de los cuentos de hadas ingleses— hasta taimados salvajes más parecidos a hombres que viven bajo tierra en colinas o montículos, inclinados al robo y el rapto de humanos que, en el caso de los infantes, eran sustituidos por niños cambiados. También se les puede llamar ‘gente de la colina’ o ‘del montículo’. Un troll o trol es un vocablo de Internet que describe a una persona que sólo busca provocar intencionadamente a los usuarios o lectores, creando controversia, provocar reacciones predecibles, especialmente por parte de usuarios novatos, con fines diversos, desde el simple divertimento hasta interrumpir o desviar los temas de las discusiones, o bien provocar flamewars, enfadando a sus participantes y enfrentándolos entre sí. (Me tocó sacar esto de Wikipedia, lo siento)

Ahora que estamos inmiscuidos hasta la coronilla en las redes sociales y usamos el computador de la misma manera que usamos el baño y hasta más, han aparecido nuevos seres. A veces me siento metido en una especia de “juego de rol”. Si, son los “Trolls”.

No he sido víctima de uno de estos seres. Pero varios amigos sí. Atacan como un virus y por más que te suenes, más “mocos” te producen. Tienen nombres extraños: @yosoyunagueva, @cuandoentresalude, @quemirasapo, @Jennabosel… etc.

Lo peor es que muchos caen en sus garras. Su estrategia: PROVOCAR. Me recuerdan mucho la escena de la película “Back to the Future” donde a Marty Mcfly un troll sin twitter le dice de frente: “¡Gallina!”. Y si, tal como Marty McFly los humanos caemos en sus garras. Entramos en discusiones bizantinas y he sabido de casos de hombres que han llorado frente a su computador porque no se les ocurre algo ingenioso para callar al “Troll”.

Hay otro término y es “montarla de alegría”. Y claro, muchos de nosotros no aguantamos una critica a un comentario que creemos es válido. El maldito “Troll” lo sabe. Me lo imagino en su computador “cagado de la risa” (es un Troll, debe estar sucio). Y empieza a presionar sus teclas de una manera sádica. Sonriendo maliciosamente, espera a que su víctima responda. Efectivamente, si le van a responder. Demos un ejemplo imaginario: “@PolicarpaSalavarrieta dice: #VivalaLibertad Vamos a lograr la libertad de este hermoso país. ¡Resistamos compañeros!”. La respuesta a este comunicado de un “Troll” sería: “@secreyodebuenas dice: @PolicarpaSalavarrieta ¿Cuál país? ¿Cuál hermoso? Ponete a lavar loza “Guisa” es lo que debes hacer”. ¿Qué pasa en ese momento con Policarpa? Se queda pensando: ¿Quién es @secreyodebuenas? ¿Será un español? ¿Cómo sabe tanto de mí? Y fijo le contesta: “@PolicarpaSalavarrieta dice: Señor @secreyodebuenas. ¿Si usted no cree en la libertad para que me sigue?” Me imagino a @secreyodebuenas  respondiendo: “@PolicarpaSalavarrieta… la sigo porque tienes unas caderas que parecen carreteras. De resto no sirves pa´na. ¡A lavar loza pues!” Y nada que hacer. No hay escapatoria. Esa crítica sin sentido no la podemos soportar, y virtualmente estamos jodidos.

La campaña para acabar esta plaga es, Don’t feed the troll (NO ALIMENTES AL TROLL) sencillísimo. Ignórelo. Hágale sentir que su Twitter está dañado. O unase a la resistencia anti-troll, anti-zombie, anti-locha y cree otro perfil y “TROLLEE AL TROLL”. ¿Se imagina que le salga el tiro por la culata a este ser? Un personaje haga un comentario: @JohnLennon dice: Imagina un mundo donde todos seamos hermanos. Luego el Troll le responde: “@markchapman dice: @JohnLennon callese baboso, hippie de mierda, su novia es fea y usted lo tiene chiquito”. Pero llega el “troll del troll”: “@Attica_ C_Facility dice: @markchapman calle la jeta. ¿Quiere que le mandemos al negro a la celda otra vez?"

Los “Trolls” ya están descubiertos. Y ahora hay cazadores de “Trolls”. Creo que se puso interesante la vaina. Así que querido usuario, no llore si te ataca un bicho de estos. Fijo es alguien desocupado, envidioso, lleno de acné, que sólo tiene de entretenimiento este medio, comer arepas y ver porno barato. Siga su vida, déjelos pasar. Así como “el chupacabras”, el “Troll” también tendrá su “tatequieto”.

Tuesday, 31 January 2012

DE SUPERHEROES SIN PODERES



Siempre hemos querido ser superhéroes. Desde que Superman apareció todos los niños de mi época queríamos volar. ¿Nunca se pusieron un mantel alrededor del cuello y se asomaron a la ventana con esas ganas de brincar? Pero pues menos mal salió Batman. Que no vuela pero si parecía un mico… Disfrazarse de Batman era más fácil, pero conseguir la plata que tenía Batman… sólo lo podría hacer Lulle. Si Batman fuera colombiano, yo sabría cuál sería su identidad secreta: O es el hijo de Julio Mario Santodomingo o es el traqueto que vive a media cuadra de Fusagusa.


Mi súper héroe favorito se llama Spiderman. Mi mamá no tenía para disfrazarme y ella misma me hacia el disfraz. Y lo bacano de esa época era salir a PEDIR DULCES disfrazado. Yo quería que los niños supieran que yo era un superhéroe. Mi mamá agarró una sudadera roja, no sé de donde rompió una cortina para hacer una máscara. Las mamás son pilas para eso. Agarró un marcador, yo le iba explicando que líneas debía hacerle. Le dije cómo debía hacer la araña. Y lo logró. Excepto una cosita. El ojo le quedó un poquito más arriba y por eso debía mantener la máscara sujetada por mi mano derecha todo el tiempo. Los niños decían: “¡Miren! ¡Es Jason el de Martes 13!”






Sí mi mamá le hubiese hecho el disfraz a Spiderman el pobre muchacho tendría que estar todo el tiempo sacándose el mascado y seguramente se caería de los edificios por intentar sacar ese perrito. Imagínense la escena: Spiderman persiguiendo al Doctor Octopus por los edificios, ya cuando lo va atrapar siente ese molesto TURUPE (los hombres sabe de qué les hablo) y entra en un estado de duda: “O agarro a Octopus o me saco el mascado”… Los hombres no podríamos hacer dos cosas a la vez… Se escapa Octopus y Spiderman volvería a la casa y mi mamá lo vaciaría: “Pero quien lo manda decirme que le haga yo las cosas…¡Si ve, todo lo que yo hago, queda mal hecho…y ahora no pudo agarrar a ese tal Octagono!”  “!Ay mama Octopus usted si no sabe nada de comics, no a ver si vemos Big Bang Theory… a ver si aprendemos a coser!”


Pero sí, creo que una de las primeras súper heroínas son las mamás. Díganme si cuando éramos niños y la oscuridad atacaba, uno no decía: ¡OH…! ¿Y ahora quién podrá defenderme? Usted no decía: Superman… Batman… Uno gritaba: MAMÁ… Y la mamá no aparecía amablemente como suelen aparecer los superhéroes: Aquí estoy, para defenderte… Ella aparecía: “Deje dormir chino pendejo… Échese ya, que mañana tengo que madrugar”… Con todo y todo, las mamás son las primeras héroinas. Pero yo no las sacaría a luchar por la justicia con los cucos por encima del pantalón porque no se parecerían a la Mujer Maravilla sino más bien a la mamá del Chapulín Colorado. ¿Cómo sería el disfraz de una mamá? Un escudo con una olla Express, en vez de botas unas pantuflas de cuero y en vez de látigo un “juete”: para corregir el camino de los niños descarriados y los maridos borrachos…


Los héroes en Colombia si existen. Además de los soldados que pelean por nosotros, los hombres del común que nos embarcamos en la empresa de tener una novia. Conseguir el dinero para comprarle un perfume, una salida al cine, una invitación a comer ¿Cuánto va ahí mijo? Eso es todo un acto heroico, porque uno sabe que ahí va la plata del FIFA 2012 ¿Ustedes han sido héroes cuando se mete un cucarrón y este empieza a volar como un loco en plena sala, alrededor del bombillo…? La novia grita: “¡Dios mío...… auxilio!…” Y el novio piensa: “¡Dios mío...… auxilio…!” ¿Pero que le toca hacer? Desabrocharse la camisa, y sacar el superhéroe que uno lleva adentro… Agarrar al cucarrón con una media velada y arrojarlo por la ventana. La chica grita: ¡¡¡¡ahhhhh que ceba!!! Y después el novio quiere el beso que a todo superhéroe le tienen que dar por rescatar a la princesa, pero en vez de eso, en la vida real le dicen: “Uy no, vaya báñese esas manos.. ¡Cochino!”


En la calle uno quisiera ser un superhéroe. ¿No sé les ha ocurrido ir por las calles defendiendo a la gente de nuestros archienemigos los ladrones, los raponeros y los coge-culos…? Yo me llamaría Subaman, porque vivo en Suba. ¿Pero alguien de Patio Bonito cómo le pondríamos? ¿Bonito Man? ¿Patio Man?


Aquí en Colombia ya tenemos algunos héroes: Chamán, Pekermán y Germán…
Chamán tiene el poder de parar las lluvias y cobrar millones…
Pekermán tiene el poder de levantar equipos de fútbol muertos (Vamos a ver)
Y Germán tiene el poder de pararse el pelo y de mantener el televisor prendido de los hogares colombianos sin que nadie lo vea…


Ser superhéroes es fácil. Creo que no necesitamos poderes. Simplemente ganas de hacer el bien. Si usted se encuentra una billetera con plata adentro tiene dos opciones: Sacar su superhéroe interior o sacar su supervillano interior. El superhéroe le dirá: Devuélvala… El supervillano le dirá: NO vaya a ser  tan abeja de devolver eso… Coja la platica, y pida rescate por los papeles… Hay muchos supervillanos, pero somos más los superhéroes… Porque si nosotros botáramos la billetera anhelaríamos que un superhéroe nos la devolviera con la platica.


Los invito a que seamos superhéroes. No tenemos poderes ásperos, los poderes que quisiéramos. Pero como uno de mis superhéroes favoritos, V el de la película V de Venganza, tenemos un poder que es a prueba de balas: LAS IDEAS DE HACER LAS COSAS BIEN…

Friday, 20 January 2012

MI PRIMERA VEZ

(Relatos de la primera vez en algo… no hay contenido porno)

“La primera vez duele” Sabiduría popular del barrio Quirigua.

Mi primera vez haciendo Stand Up Comedy fue algo particular. Año 2009. Vivía en Londres, exactamente en el barrio cerca a la estación Canada Water. Un barrio elegante, ¡papá!. Eran mis últimos meses de estadía en este país y me iba a devolver por lo único que se devuelve un colombiano de un país que le está dando buen dinero: POR HUEVA.

Mi profesor de inglés, un rapero adicto al WEED y ferviente lector de la Biblia, teólogo frustrado y enamorado de una bella rusa llamada Sofya, me dijo: “Hey Paul, you are good at comedy… Why don´t you try in a Comedy Club before you leave?” Traducción: Qué porque no iba a un club de comedia antes de devolverme a Colombia… que yo era bueno. PFFF…

Debo confesar. Yo hacía cuentería y siempre fui malo. La cuentería no era lo mío. Contaba un cuento en inglés que en español lo escuché muchísimas veces: Margarita la Bella. Me atreví a hacerle la traducción: “Deisy, the hot girl”. A mis compañeros de clase les dio risa. Y según ese momento Kodak, mi profesor dijo que yo era bueno para hacer comedia…

Tuve que prepararme un poco. Allá en Londres hay muchos clubes de comedia. El de esta ocasión era un club llamado Pangea Poject (72 Stamford HIll, Stoke Newington, London N16 6XS). Mi profesor Ned se encargó de correr la voz: “Paulo Jernandez is gonna perfom comedy…”. Mis compañeros de clase llegaron allá. Y eso da más nervios. No sólo porque era en inglés, sino porque el humor inglés es muy diferente. Ni idea que iba a decir.

Esa noche, nos hicieron pasar a un camerino extraño a los 6 comediantes que íbamos a hacer las delicias del público inglés, que al “calor de una PINT” iban a reír un poco. Pusieron mi nombre en un papelito, lo metieron a un sombrero y me dijeron: “You are gonna fourth, mate… break a leg”. Eso da muchos nervios. Iba de cuartas. Esperar tres comediantes a los cuales a duras penas les entendía.

Llegó el momento. El presentador me anunció: “Now, from Brazil, there is a comedian who is gonna perform for first time here in London… let´s welcome to Paulo Jernandez!!”  la noción de geografía en el Viejo Continente está un poco subvalorada. Pasé. Agarré el micrófono y traté de explicar la verdadera posición geográfica de Colombia: “a Little bit up” . Les expliqué que a diferencia de Brazil, Colombia no tenía buen fútbol pero si buenas mujeres. No hubo risas. Les expliqué que vivía en Bogotá y que teníamos Transmilenio, buses parecidos a los suyos… los Single Decker. Hubo una pequeña risa. Cuando uno está en el escenario y no se han reído a los primeros 30 segundos, uno se angustia. Pero si no se ríen durante 3 minutos, la angustia es la misma que siente un político chiflado. Me bajé frustrado del escenario, a los 4 minutos. Y la filosofía del Quirigua tenía razón: La primera vez duele… Y mucho más en otro idioma.
Mi profesor Ned, me dijo: “Don´t worry mate… you have to kill on stage next time…”  Next time: La próxima vez. ¿Cuándo sería una próxima vez? En quince días.

"Hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco ha zarpado, que solo un tonto seguiría insistiendo... Pero lo cierto es que siempre he sido un tonto" Edward Bloom, BIG FISH. Después de citar esta frase, que me caía como anillo al dedo, decidí que iba a ir de nuevo. Esta vez sí tenía o tenía que “romperla”. Estudié videos de comediantes ingleses: Gervais, Brand, Conolly, Carr, Howard y Mcintyre. Me di cuenta de una cosa. Ellos son muy duros. No una “hueva”. No entendí casi lo que decían. Pero hice un esfuerzo y estaba preparado para mi “venganza”.

Volví. Papelitos al sombrero. Está vez iba de tercero. El M.C. de la noche (Maestro de ceremonias) me anunció de una manera que no voy a olvidar: “From a great country, the best coffee in the world and the best women ever, Colombia, let´s welcome Mr Paulo Hernandez!!” La gente aplaudió. Mis compañeros de clase hicieron lo mismo. Los nervios estaban ahí conmigo. Cogí el micrófono y dije: “I do apologise for mi English but I have to tell you that my English is proportional at the way you English people, dance salsa…”  Por fin dije algo bueno. Al menos para ellos. Aplaudieron. Mi segunda vez fue mejor.
Esa noche fue buena. Me invitaron tres noches más. Los comediantes ingleses con quienes compartí escenario me dijeron: Hey mate.. good stuff, good material! . Las primeras veces duelen. De eso no tengo la menor duda.
(MIS AMIGOS QUE FUERON A VERME, ALEMÁN Y FRANCESA)

(MI PROFESOR NED Y SU NOVIA SOFYA)

(POR FIN EN LA ESCENA...)

(ESTE ES UN COMEDIANTE LLAMADO TOM WEBB)

(ESTE COMEDIANTE NO ME ACUERDO COMO SE LLAMABA, PERO HACIA MÚSICA Y RUTINA AL TIEMPO)

Es sólo una anécdota. La primera vez como comediante. Vendrán muchas más primeras veces. Espero hacer un buen trabajo y cómo me dijeron en Pangea Project: go and kill on stage!! 

Wednesday, 11 January 2012

LA INTENCIÓN NO ERA SER INTENSO.



“Mira… quiero que leas atentamente las siguientes palabras, con la tonalidad que consideres pertenece a un grito liberador: ¡NO ME JODA MÁS LA VIDAAAAAAAA! ¡USTED ES UN MALDITO INTENSOOOOOOO!!!” (Literatura cibernauta. Correo escrito por una víctima de un intenso en respuesta a la canción número 23 dedicada por el YOUTUBE)

¿Qué es ser intenso? Estuve averiguando posibles significados. Esta vez le pregunté a alguien de la Madre Patria, y después de la descripción me dijo: Anda, aquí le llamamos empalagosos, pesados o que ese tío es un “plomo”… En pocas palabras, ser INTENSO es ser: un ser humano extremadamente obsesivo, mamón, pelmazo, dejavú...

Debo confesar que fui intenso. Le he bajado al nivel. Mi primera víctima fue una chica, autora de la introducción de este blog de confesiones. Y debo decir, los intensos somos obsesivos con una idea. Lógicamente, hay terapias. Yo soy un intenso rehabilitado. Basta un “madrazo” para que uno reaccione. A esa le llamo: terapia de choque.

¿Qué hace un intenso? Insistir de manera errónea. Verse como un perdedor y en vez de llamar la atención, cansa. Yo me dediqué a la poesía, catalogada en mi teoría literaria como: letras de perdedores. Aquí tenemos un extracto de mi bazofia:

“hola…
¿Sabes? Sé que no vas a leer esta epístola… Sólo para decirte que tus labios, tus manos, las arrugitas de tus dedos, tus uñas nacaradas, el olor de tu pelo, los huequitos de tus mejillas, tus pupilas, tu voz encantadora… (etc.)
Te extraña…
El amante de las penumbras.”

Tengo una palabra para resumir lo anterior: ¡HUEVON!

Hoy en día, luego de haberme curado de esta enfermedad, y sufrir algunos rezagos (lo admito)… Me he dado cuenta que muchos hermanos de mi género… Y chicuelas incautas, sufren de este mal denominado: INTENSIDAD.

(ESTE ES UN EJEMPLO DE UN INTENSO, por favor no lo hagan en casa)

Me imagino que desde espermatozoides eran intensos. Pobre ovulo. El espermatozoide pegado a ese ovulito diciéndole: Ovulito… usted está toda rara… Usted no me quiere dejar entrar y es por algo… ¿Qué tienes? ¿Cierto que usted me deja entrar y luego me va a sacar? ¿Cierto que yo soy feo y prefiere a ese otro espermatozoide? Vea... Yo la amo. Ovulito... Venga le digo una cosa... Yo no quiero salir de usted... Se lo confieso... ¿Qué haría el ovulo? ¡ENTRE YA Y NO JODA TANTOOOOOO! 

Lo aterrador de ser intenso es que usted no se da cuenta si es intenso. Más bien se siente como una especie de victima subvalorada. Recurre a esa frecuencia de llamadas a su pobre novia que para su sorpresa, terminará hablándole a otro hombre lo cansón que es usted:

Chica: Mi novio me tiene mamada…
Amigo con negras intenciones: ¿En serio? ¿Qué hace?
Chica: Cada rato me llama para saber que estoy haciendo…
A.C.N.I: (Hum… que papayita) ¿En serio? ¡Tenaz!
Chica: Me pregunta hasta que qué comí. La vez pasada estaba haciendo popó y me llama, yo más boba que le contesté y me dice… “¿Dónde estás metida? Vine a recogerte al trabajo y no te veo… tú estás muy rara amor… y yo t-e a-m-o…” ya ni cagar me deja… ¡Me está cansando de verdad!


Los padres de familia también son intensos. Cuando una chica por fin logra un permiso para salir una noche hasta un poco después de la media noche, ellos en un frenesí de intensidad están llamando para saber dónde está la “ternurita”. ¿Qué pasa por la mente de un padre de familia? LO PEOR. Ellos recuerdan sus mocedades, y aquella vez que sus padres les dieron permiso hasta después de la media noche. ¿Qué hicieron nuestros padres? Buscaron esa pequeña oportunidad para “tirar un ratico que el tiempo es bien poquito”. Automáticamente se vuelven intensos. No quieren que la “ternurita” repita ese momento de placer que sólo ellos se dieron el lujo de tener.

Los hijos también son intensos. Un bebé tiene un modo “mamón” y sólo la paciencia de una madre puede soportar tanta intensidad de una maquinita viviente de hacer caca. Un niño recordándole a sus progenitores lo que quiere para la Navidad, todos los días, es demasiado cansón. Día tras noche, noche tras día puede estar pegado a una sola frase: No se te olvide, no se te olvide, no se te olvide. Parecen planas. 

Hay profesores, jefes, y hasta fanáticos pertenecientes a esta rara rama de estudio de la psicología. Hasta en el reino animal se han encontrado seres con este indicio: los zancudos, las amebas y los ex novios. ¿Acaso hay algo más cansón que un zancudo amenazando que va a picar y resulta siendo un cadáver espichado en una pared? ¿O una ameba que se pega a esos anos y no sé qué hacen pero es una rascadera intensa? ¿O los ex novios con esa llamadera lastimera a llorar por teléfono mientras sus ex novias están desnudas con los nuevos amantes?

Los borrachos son intensos. ¿Un intenso borracho es más cansón?

La intensidad debe ser bien enfocada. Considero yo que no hay nada mejor que ser intenso consigo mismo. Llamarse a preguntar cómo esta. Joderse a uno mismo la vida. Estar pendiente de uno mismo todo el tiempo cosa que uno mismo se canse de uno mismo y uno mismo deba librarse de uno mismo siendo lo contrario a un intenso: RELAJADO.

Un Testigo de Jehová no podría ser relajado. Porque simplemente golpearía a la puerta una vez y se va. Sí le abren de una, diría en una voz de hippie: “Tons que bro… lea la Biblia llave…” y se va. Hay trabajos para intensos y trabajos para sus opuestos. A veces los celadores tienen que ser intensos. Muchos se dan garra (son exagerados, eso es darse garra). Otros simplemente, son celadores. Un periodista tiene que ser intenso. De ahí que hoy en día haya escuchado: "Más intenso que periodista estrenando micrófono"… 

La intensidad negativa, aquella que cansa a la gente tiene cura. Deposite toda esa “jodedera” en un perrito. Ellos aguantan seres cómo usted. Háblele. Cántele. Quítele las pulgas. Regáñelo. Llévelo al cine. Cómprele un ramo de flores. Y deje vivir a su novia, o a su ex novia, a sus hijos o a sus padres. O al humano al que está jodiendo tanto. Sí ve que su intensidad es crónica, domestique un zancudo. Se entenderán a la perfección.

Podría decir mucho más de un intenso/a. Simplemente hágale un favor y muéstrele este humilde blog. Quizás esté a tiempo de caminar por la cuerda floja, donde todos deberíamos caminar. Sí nos vamos mucho a un lado, nos caemos, y al otro, también. Ni relajados, ni intensos. JUST HUMANS...  



Sunday, 8 January 2012

UN TIQUETE POR FAVOR (Segunda parte viajando por Europa)



Brujas, Bélgica. Un día de Agosto del 2008.

Para llegar a Brujas (Bruges) se puede tomar un tren desde Bruselas y esperar que lo suba a uno a esta maravillosa ciudad. Sólo 90 kilómetros y ya. Por su nombre, entre los hablantes del idioma español, se pueden suscitar diversas leyendas: Que en Brujas, hay brujas. Pero no. El nombre de la ciudad viene de la palabra “Bryggia” que significa puentes. No como los puentes colombianos que abundan cada semana, puentes de verdad. Es más. Le dicen: “La Venecia del Norte”. Uno llega a la terminal de trenes y se siente transportado a la época medieval. En palabras castas de mi idioma favorito, resumiría la sensación de esa llegada como: ¡Una chimba!

La palabra Flandes se encuentra también por doquier. Pero no es el Tolima (que también tiene lo suyo). Se supone que esta ciudad perteneció a los Condes de Flandes. Vea pues. En inglés, se diría The counts of Flanders. Tal como Flanders el de los Simpson.

Ya llegando a la ciudad el primer transporte que se puede coger es bus. Uno compra el tiquete, espera en un paradero, el bus llega, la gente hace fila, los abuelos se sientan tranquilamente, el chofer revisa que todos los pasajeros estén lo más cómodos posible, cierra las puertas del bus y arranca su recorrido. Muy parecido a mi Ugly City (hum… no tengo letrero de sarcasmo).

Llegamos al mejor hostal donde me he hospedado en Europa: Bauhaus Hostel. Que cosa tan bonita hospedarse allí. Tienen un restaurante llamado Sacré Coeur y uno llega y le ofrecen tres cervezas que en mi poco holandés (NO HABLO UN RABO DE HOLANDÉS) entendí que eran traídas directamente del Trappist Abbey of Westvleteren. (Uno de los trapiches de cerveza más refinados de Belgica). Querido lector, si usted quiere ser alcohólico, vaya y emborráchese en Brujas. Es lo mejor que le puede hacer a su hígado.

Caminar por Brujas es demasiado exquisito. Las calles no están pavimentadas, pero tienen la consistencia medieval. La gente no sabe nada de inglés pero lo balbucean. El chocolate Belga es de los mejores del mundo y la especialidad en Brujas son los waffles con chocolate.

NO hay grandes atracciones. Pero fui a un parquecito para niños. Estaba desocupado y me divertí como enano. La poca gente que pasó me miró y seguramente exclamaron en un holandés perfecto: Debe ser colombiano y no tuvo infancia.

En la plaza central, cuyo nombre es Burg, hay una iglesia muy “aspera” llamada Belfry. Hay ahí un pequeño mercado donde la gente puede comprar tomates y waffles con chocolate.

De vez en cuando pasan “zorras”. De una vez les digo: las zorreras y los zorreros de Brujas son demasiado elegantes. Los caballos si cagan por todo lado, pero les tienen un pañalito que mejor dicho. Me encantaría exportar la idea de las zorras a mi Ugly City. Es decir, cambiar las “Zorras” de allá por las de acá. Se afearía Brujas y nadie me lo perdonaría.


La mejor opción para conocer esta ciudad es alquilando una bicicleta y montar por todo lado. No hay CHUPAS. Pero hay cicloparqueaderos y lo mejor es amarrar la cicla con candado. Turista si, bobo no.


La ciudad tiene unos canales muy atractivos. Dan ganas de tomarles fotos. La ciudad es muy romántica. Dan ganas de Tiki Tiki.

Dato curioso. En esta ciudad se rodó una película llamada In Bruges, con Collin Farrell. Recomendada.  

Si tengo que recomendar una ciudad para que vaya, conozca, se quede, se emborrache, tome fotos y termine con Tiki Tiki, esta ciudad tiene que ser Brujas, en Bélgica. La verdad da pesar salir de allí, y montarse en el tren para decir adiós. Pero bueno, así es la vida. Italia nos esperaba…

Wednesday, 4 January 2012

PROPÓSITOS DE UN COMEDIANTE ANÓNIMO PARA EL 2012



Arrancó en forma este 2012. El 2011 pasó, la gente lloró, otros rieron, otros se fueron (así es la vida)…

Y cuando ya se acerca el principio del 2012 uno tiene la energía vital para empezar el año. Queremos ser los mejores y hasta nos inventamos agüeros. Entre ellos, para empezar el 2012, me inventé tres agüeros los cuales patentaré algún día:

-        - Sí te cae un pedazo de tote en el ojo izquierdo y una chica se ofrece para soplarte el ojo antes de la media noche es que en ese año sabrás que el amor es ciego.
-          -Sí te encuentras un pedazo de papa frita, ojalá fosforito en medio de una cancha de microfútbol de un pueblo cercano a Bogotá, es que no te faltarán las papas fosforito en tu dieta mensual
-          - Sí te rasca la nalga izquierda a la media noche, y en esa nalga cercana está la billetera, tendrás abundancia de dinero para el año que viene.

Esas cosas me pasaron a mí. Por eso son mis agüeros personales y todo lo que deseé se cumplirá. Además que este año 2012 pinta como bien. Recuerdo que el año 2010 lo denominaron los chinos “el año del tigre”. Y sí, nos rasguñó el culo a muchos. El año 2011 fue “el año del Conejo”…  y sí (a buen entendedor). Ahora llegó “el año del Dragón”… Pero yo no creo mucho en las predicciones chinas ni en horóscopos. Creo fervientemente en hacer propósitos y cumplirlos. O no hacerlos…

Hay muchos propósitos que hace la gente. Entre ellos bajar de peso. Yo quiero bajar un poquito de barriga que me está saliendo. Es sólo un propósito… no dije que lo fuera a hacer.

Este año 2012 quiero tener mucha felicidad… es decir, mucha plata. No nos digamos mentiras…

Este año 2012 quiero tener mucho amor… es decir, mucha plata. ¿O invitaré a la chica a la tienda más cercana a ver cómo me fían?

Este año 2012 quiero hacer reír mucho. Aunque no sé cómo hacerlo porque en repetidas ocasiones me he dado cuenta que no soy nada chistoso. Si usted, querido lector, me ve en un Transmilenio, agarrado de un tubo como cualquier transeúnte, se lo aseguro… pasaré desapercibido.

Este año 2012 quiero aprender a bailar salsa. Ha sido un baile esquivo para mí, dada mi condición de “rolo”. La única vez que bailé bien salsa fue mientras vivía en Londres y este extraño hecho ocurrió en un bar latino, donde yo era el único latino y mis acompañantes eran de Italia, Turquía y Rusia. Ah, y un brasilero enojado porque no sabía bailar. Juran que bailé como un dios. Yo también juro que bailé como el dios Horus en un día de diarrea.

Este año 2012 quiero que usted, lector desconocido, haga propósitos y los cumpla. Al final del año, sí es que nos dejan los “apocalípticos” terminar tranquilos, pueda sonreír y decir: “¡Oiga, cumplí todos mis propósitos! Mi caso será diferente. Sí no los cumplo, puedo hacer una rutina de comedia… Esa es la pequeña ventaja Harakiri que puedo tener como comediante.

Feliz 2012.

Cualquier cosa ya estoy listo para la invasión zombie…